Corrígete | Errores frecuentes en español

Ya sabes que en Kilómetros & Millas nos encantan todos los idiomas. Por ese motivo, cuando leemos o escuchamos errores gramaticales, nos ponemos algo nerviosas. O, como se suele decir, cada vez que alguien comete un error lingüístico, muere un gatito.

En fin, que iniciamos la sección #corrígete, en la que nos centraremos en dar solución a las dudas o los errores más habituales de la lengua española.

Palabras confusas

¿Cuántas veces nos pasa que, a la hora de escribir una palabra, nos bloqueamos un segundo porque estamos indecisos sobre cómo escribirla? Pues vamos a ver algunas de esas palabras “tramposas” que nos confunden a menudo.

 

¿Vaya o valla?

No podía no faltar ejemplos que incluyeran la indecisión entre “y” y “ll”. Pues, hay que recordar que “vaya” es el subjuntivo del verbo “ir”, y también una interjección, mientras que “valla” es el objeto que delimita un lugar o uno de los obstáculos en una disciplina de atletismo.

No creo que vaya a ir a la fiesta. (Verbo “ir”)

¡Vaya día más feo hace!

Están arreglando la valla de mi jardín.

 

¿Haya, halla o allá?

Vamos a seguir con la confusión creada por la “y” y “ll”:

  • “haya” puede ser un sustantivo que hace referencia a un tipo de árbol, o bien el verbo haber en subjuntivo
  • “halla” es la conjugación del verbo “hallar”
  • “allá” es un adverbio de lugar

Allá hallaron un haya.

 

¿Sino o si no?

“Sino” es una conjunción adversativa, mientras que “si no” es la introducción de una oración condicional negativa.

No solo es inteligente, sino también buena persona.

Si no estudias más, no vas a aprobar.

*Aunque es de uso más poético, el sustantivo “sino”, que significa “destino” o “fatalidad”, no suele dar lugar a dudas.

Un sino trágico pesa sobre la familia.

 


Imperativo

Uno de los errores recurrentes en la gramática española es el uso del imperativo.

El imperativo es una forma verbal que usamos cuando queremos ordenar o pedir algo. Como sabemos todos, solo se usa con cuatro pronombres: tú, usted, vosotros y ustedes. Pero tranquilos, el error recurrente que mencionamos antes solo se refiere a uno de ellos: vosotros.

Precisamente, con este pronombre tendemos a usar el infinitivo en vez del imperativo. Como nos explica la RAE, todo esto es debido al rotacismo, es decir a la tendencia a transformar en /r/ un fonema que no lo es (en este caso, el fonema /d/).

 

Escribirme cuando lleguéis. INCORRECTO

Escribidme cuando lleguéis. CORRECTO

 

Decirlo de una vez. INCORRECTO

Decidlo de una vez. CORRECTO

 

Además, las formas de imperativo correspondientes al pronombre vosotros pierden la -d final cuando se añade el pronombre os: marchad>marchaos, venid>veníos.

Sin embargo, en el caso del imperativo del verbo ir, sí se mantiene la -d: ir>idos. Sí, ya sabemos que te suena raro, porqué realmente ir es el único verbo donde también está aceptada la forma del imperativo con r, “iros”.

 

Idos/Iros a vuestra casa.

 


Tildes

Las tildes, esos pequeños signos ortográficos que todo el mundo odia a la hora de escribir.

¿No te pasa a ti también que cuando ves una palabra sin su tilde es como si alguien estuviera rascando un encerado con las uñas?

Pese al corrector automático de nuestros móviles que en muchos casos nos ayuda, mucha gente sigue equivocándose a la hora de poner tildes, especialmente en caso de palabras que existen tanto con o sin este signo ortográfico.

Vamos a ver algunos ejemplos al respecto.

 

mí vs mi

es un pronombre personal tónico, mientras que mi es un adjetivo posesivo.

Para , tendríamos que estudiar más cómo poner las tildes.

Mi hermano tiene 26 años.

 

Ojo: mucha gente suele acentuar el pronombre personal ti, por falsa analogía del pronombre personal mí. Sin embargo, ti nunca se tilda, pues no se puede confundir con el posesivo de segunda persona tu.

 

tú vs tu

Como en el caso anterior, es un pronombre personal, mientras que tu es un adjetivo posesivo.

¡Así que eras !

Tu perro está ladrando.

 

él vs el

Él es un pronombre personal, mientras que el es un artículo.

Él es el ganador.

 

sí vs si

se utiliza para afirmar algo, mientras que si es una conjunción que indica condición.

¿Quieres un trozo de pizza? – , gracias.

Si tuviera más dinero, me compraría un coche nuevo.

 


«Agua, ¿cómo tenemos que hablar de este líquido, en masculino o en femenino?»

«Agua» es un sustantivo femenino, por tanto, todos los adjetivos que la califican deben ser femeninos también.
Así pues, decimos:

Esta agua está demasiado fría.

Sin embargo, debido a que «agua» comienza con una /a/ tónica, el artículo correspondiente no puede ser «la» sino que debe ser «el». Esto se debe a motivos fonéticos.
Veamos algún ejemplo:

El agua de la fuente no se puede beber.
Trae el agua de la nevera.

La norma anterior solo se aplica si dicho artículo se coloca justo delante del sustantivo. Así pues, decimos:

Trae el agua.

pero

Yo bebí de la otra agua.

Por extensión, esta regla fonética se aplica a todos los sustantivos que comienzan por /a/ tónica como águila, hacha o área.

Esperamos haber resuelto tus dudas sobre el género de la palabra «agua» y deseamos que desde ahora mismo puedas aplicar esta norma gramatical correctamente. Nosotras nos vamos a tomar unas aguas para refrescarnos un poquito.


Quinua

No es ningún secreto que la semilla que veis en la imagen se ha convertido en un alimento indispensable en muchos hogares en los últimos tiempos. Sus increíbles beneficios y su versatilidad explican su creciente popularidad, pero seguramente hayáis escuchado muchas formas diferentes para referirse a este pseudocereal. Así pues, ¿se dice quinua, quinoa o quínoa?

Pues lo cierto es que todas las formas anteriores son válidas. De hecho, incluso puede que os sorprenda enteraros de que «kinua» es una variante posible. Entonces, si todas estas palabras son correctas, ¿su uso depende solo de la zona geográfica de la que provenga el hablante? Sí, pero no. Y es que, pese a que cualquiera de las opciones anteriores puede usarse con regularidad, «quinua» es la forma recomendada por la RAE.

La palabra quinua, pronunciada /kínua/, es la variante más popular en las zonas de las que la planta es originaria y es la única forma recogida en el Diccionario de la Real Academia Española. Debido a que el término está completamente adaptado al español, no es necesario utilizar comillas ni cursiva a la hora de representarlo de forma escrita. Esta variante procede del quechua kinúwa o kínua.

Entonces, si quinua es la opción más recomendada, ¿por qué es «quinoa» la palabra que solemos ver en casi todos los envases que podemos encontrar en el supermercado? Es difícil asegurarlo a ciencia cierta, pero probablemente se deba al hecho de que la forma de referirse a esta semilla en el mundo anglosajón es quinoa (UK /ˈkiːnwɑː/ US /kɪnˈwɑː/), y es de sobra conocido el influjo que tiene el inglés para marcar el ritmo en lo que respecta a la introducción de nuevos términos en una lengua.

¿Esto significa entonces que si utilizo cualquiera de las otras variantes de forma habitual debería dejar de hacerlo? No necesariamente, pero sí es cierto que lo mejor sería hacer uso de la variante más recomendada.

Publicado en Aprendizaje de idiomas, Corrígete, Noticias, Palabra del día y etiquetado , , , , , .