Cambridge vs Trinity – Principales similitudes y diferencias

¿Cambridge o Trinity? Esa es la pregunta que muchos os hacéis cuando decidís comenzar a preparar un examen oficial para certificar vuestro nivel de inglés. Como ya hemos visto a lo largo de estos días cuando hablamos de las caracterísiticas del TOEFL, del IELTS y del TOEIC, estos no son los únicos exámenes del mercado, pero sí es cierto que son los que gozan de mayor popularidad. Hoy os hablaremos de algúnas de sus similitudes y diferencias más destacables para ayudaros a tomar una decisión.

Cambridge

Los exámenes de Cambridge son los más conocidos en España. Se dividen en diferentes niveles (KET, PET, FCE, CAE, CPE) que acreditan desde el nivel A2 al C2. Se trata de un examen muy popular en el ámbito académico entre estudiantes interesados en conocer su nivel de lengua inglesa.

Los exámenes de Cambridge analizan las cuatro habilidades (reading, listening, writing and speaking) por medio de una prueba centrada en cuestiones lingüísticas acerca de temas que generalmente no tienen que ver con situaciones de la vida cotidiana. En este examen solo se incluyen audios con hablantes de acento británico.

Trinity

Los exámenes de Trinity dependen del Trinity College of London y, pese a que llevan más de 50 años en funcionamiento, gozan de menos popularidad que los exámenes de Cambridge. Estos exámenes cuentan con un enfoque más profesional que los anteriores, que destacan por ser más bien académicos, y se centran más en los aspectos comunicativos de la lengua, aunque también incluyen pruebas escritas.

Los exámenes Trinity evalúan las cuatro habilidades, pero la prueba se divide en dos partes: Reading and writing y Speaking and listening. Esto supone una gran ventaja, ya que, si suspendes una de las partes no es necesario que repitas toda la prueba, solo tendrás que volver a hacer la parte que no hayas conseguido aprobar en otra convocatoria.

Similitudes entre los dos exámenes

  • Tanto los exámenes de Cambridge como los de Trinity tienen un gran reconocimiento internacional, aunque gozan de más popularidad en España y en Europa. Son aceptados en la universidad, las oposiciones y la Administración Pública.
  • Al contrario de lo que sucedía con el TOEFL, el IELTS y el TOEIC, en el caso de las pruebas de Cambridge y de Trinity es posible suspender los exámenes y no conseguir un certificado.
  • Ninguno de los dos exámenes caduca, aunque los organismos que los soliciten pueden indicar un plazo de validez máximo para aceptarlos.
  • Las dos pruebas están incluidas en el Marco Común Europeo de Referencia (MCER) del siguiente modo

Diferencias entre los dos exámenes

Cambridge Trinity
Enfoque académico Enfoque profesional
Evaluación de gramática y vocabulario en el Reading y el Use of English Examen comunicativo, aunque también incluye parte escrita
Se divide en cuatro partes Se divide en dos módulos de dos partes cada uno
El Speaking tiene una duración de 10 minutos y debe realizarse con un compañero.

Esta prueba incluye cuatro actividades

El Speaking tiene una duración de entre 10 y 25 minutos y se realiza con el examinador.

El estudiante deberá hablar sobre un tema preparado con el examinador


En definitiva, las dos pruebas son muy similares a efectos prácticos, ya que cuentan con reconocimiento internacional y acreditación para los mismos niveles. Dado que la estructura de los exámenes es muy diferente, a la hora de tomar una decisión sobre que certificación se adapta mejor a nuestro perfil, este es un buen aspecto que valorar y tener en cuenta.

En Kilómetros & Millas contamos con cursos de preparación de exámenes en Ourense y en el extranjero. Para más información, consulta nuestra página web, escríbenos a info@kilometrosymillas.com o llámanos al 988.985.327.

Pódcast para aprender inglés

En los últimos años los pódcast se han convertido en uno de esos elementos imprescindibles de nuestro día a día que, sin saber muy bien cómo o cuándo, se han hecho un hueco reseñable en nuestras vidas. Pero ¿sabías que además de ser una gran fuente de entretenimiento son una herramienta estupenda para aprender idiomas?

¿Por qué nos gustan tanto los pódcast?

Los pódcast no son una invención moderna, sino que llevan varios años entre nosotros. Con todo, no fue hasta el auge de los smartphones cuando empezaron a cobrar protagonismo hasta convertirse en lo que son hoy en día. Pero ¿qué es lo que nos ofrecen para que nos gusten tanto?

✔️ Puedes escucharlos cuándo y dónde quieras

En una sociedad donde el tiempo es cada vez un bien más preciado, este es, sin duda, el    gran as bajo la manga de los pódcast. A diferencia de un libro o de una serie de televisión, los pódcast solo utilizan el medio auditivo para transmitir información. Esta característica los convierte en un formato increíble para consumir en segundo plano de forma segura mientras conducimos, cocinamos o caminamos por la calle.

La posibilidad de descargar los archivos y escucharlos de forma offline también supuso un antes y un después en la popularidad de estas herramientas. Además, el hecho de que aplicaciones como Spotify hayan apostado tan fuerte por ellos ha contribuido a aumentar de forma impresionante su catálogo de contenidos en muy poco tiempo. 

✔️ Escucha y aprende sobre lo que te gusta

A día de hoy, es fácil encontrar pódcast sobre cualquier tema que te interese, desde psicología a jardinería, pasando por música o incluso literatura. Este enorme catálogo te permite acceder a una gran cantidad de contenido y mantenerte al día sin esfuerzo sobre aquello que te interese o aprender sobre temas que te resulten atractivos.

Muchos famosos de diversos sectores se han sumado también al fenómeno pódcast con programas diarios o semanales, por lo que podrás consumirlos del mismo modo que sigues tu serie o programa de televisión favoritos.

Un game changer para el aprendizaje de idiomas

Además de todas estas ventajas, los pódcast han supuesto toda una revolución en el sector educativo, principalmente en lo que se refiere al aprendizaje de lenguas extranjeras. Hay varios programas dedicados exclusivamente a la enseñanza de idiomas, pero es que, además, el hecho de que sean tan accesibles, abre todo un mundo de posibilidades para todos aquellos que quieran acostumbrar el oído a diferentes acentos o adquirir vocabulario específico sobre distintas áreas temáticas.

Es un hecho probado que la retención de información por medio del canal auditivo es superior que la asociada al visual, entre otras cosas porque nos ayuda a concentrarnos mejor en el contenido. Por este motivo, los pódcast pueden llegar a ser muy interesantes al permitirnos adquirir conocimientos rápidamente que nos ayudarán a tener más información o recursos comunicativos

Pódcast para aprender inglés

Debido a su gran potencial para el aprendizaje de idiomas, poco a poco os recomendaremos algunos pódcast que nos parecen interesantes para seguir practicando inglés. No necesariamente los programas de los que os hablaremos estarán relacionados directamente con el sector educativo, sino que son simplemente pódcast que nos parecen atractivos u originales.

Soul Music – BBC Radio 4

Este pódcast es tan increíble que no podíamos permitirnos empezar esta sección con ningún otro programa. Soul Music es un pódcast original de la BBC que podéis encontrar también en diferentes plataformas de música en streaming, incluyendo Spotify, y es todo un imprescindible para cualquier amante de la música.

Este programa explora el impresionante poder de la música y su influencia en nuestras vidas durante episodios de en torno a 30 minutos de duración. Cada programa se centra en una canción específica en el que nos dan a conocer, por medio de los testimonios de personalidades famosas y ciudadanos anónimos, la historia detrás de cada canción y las sensaciones que ha despertado en diferentes personas en todo el mundo.

Toda una joya con la que podréis aprender más sobre el sector musical, mientras aprendéis inglés.

Aprende idiomas leyendo… sin morir en el intento

No es ningún secreto que leer es una gran manera de adquirir vocabulario nuevo, mejorar nuestra forma de expresarnos y de familiarizarnos con los entresijos de un idioma. Con todo, leer en otro idiomas suele ser una tarea pesada que vemos prácticamente como una obligación. Después de todo, disfrutar de una buena lectura se complica un poco cuando no entendemos lo que leemos o cuando nos requiere demasiado esfuerzo.

Como todo en la vida, todo esfuerzo tiene su recompensa, así que si alguna vez has intentado sumergirte en las páginas de una novela en otro idioma solo para acabar cerrándola para siempre, ¡no te rindas todavía! En esta noticia te daremos algunas claves para afrontar el reto de leer en otro idioma con la actitud adecuada para que puedas disfrutar al mismo tiempo.

5 consejos para leer en otro idioma y no morir en el intento

Sé consciente de tu nivel

¿No puedes evitar el escalofrío que te recorre el cuerpo cuando recuerdas el momento en el que decidiste leer tu primer libro en otro idioma por tu cuenta? No te preocupes, esto es algo que nos pasa a muchos. Después de varios años esforzándonos por aprender una lengua, es normal dejarse llevar por la frustración cuando nos vemos derrotados ante ese best-seller que compramos en la estación de tren antes de un viaje largo y pensar que todo el trabajo no ha servido para nada.

No, no tienes que darte de baja de la academia ni tirar tus materiales de estudio a la basura. Lo que tienes que hacer es ser consciente de tu nivel y entender que, por mucho que hayas mejorado en los últimos meses y seas capaz de comprender sin problemas los textos con los que trabajas en clase, una novela es diferente. La inmensa mayoría de los libros que puedes encontrar en una librería están pensados para un público nativo que comprenda perfectamente el idioma y, por muchos idioms o phrasal verbs que sepas, lo cierto es que ese nivel de control de lengua solo se adquiere tras mucho trabajo.

Es preferible que escojas los primeros libros que leas pensando en tu nivel de lengua y no tanto en las buenas críticas que haya recibido. Una buen forma de empezar una vez tienes un nivel intermedio es con la literatura juvenil o new adult, cuyo nivel de lengua suele ser mucho más accesible.

La práctica hace al maestro

Si estás esperando una fórmula mágica que te permita empezar a leer automáticamente de un día para el otro, sentimos decirte que no hay una vía rápida que te permita acortar el camino. Todo dependerá de la dedicación y esfuerzo que le dediques y es que, cuanto más practiques, más sencillo te resultará.

Es fundamental que leas un poco todos los días. No es necesario que termines el libro en una semana, pero adquirir el hábito de lectura en otro idioma es muy recomendable para que cada vez te cueste un poco menos. Al principio, con que leas en torno a 15-20 minutos al día es más que suficiente para acostumbrarte al proceso y para familiarizarte con la trama de la novela. Una buena idea es intentar leer siempre a la misma hora. De este modo, podrás asegurarte  de que dispones del tiempo suficiente como para sentarte a leer y no tendrás tanta tentación de dejarlo para el día siguiente.

Tómatelo con calma

Aunque hayas escogido una novela adecuada a tu nivel con la que te sientas a gusto, es normal que no entiendas absolutamente todo. Lo primero que tienes que hacer es aceptarlo, respirar profundo y librarte de las ganas de consultar el diccionario (que no traductor automático, por favor) cada dos minutos. Si buscas cada palabra o expresión que no entiendas, vas a ver la lectura como algo aburrido y tendrás que leer una frase varias veces para poder seguir la trama de la novela. Con que te quedes con la idea general de la novela es más que suficiente. Ya llegará el momento en el que entiendas absolutamente todo sin ningún esfuerzo. No desesperes.

Si lees en formato físico y no eres de los que consideran que subrayar un libro es poco menos que un pecado, puedes resaltar las palabras o expresiones que te resulten interesantes o que no entiendas para buscarlas más adelante. Otra solución es colocar pósits en las páginas donde encuentres vocabulario complicado si no quieres marcar el libro. En caso de que leas en e-book y tenga diccionario integrado, esta tarea te resultará mucho más sencilla, pero, aun así, no te recomendamos parar la lectura cada dos minutos. Es preferible que resaltes el vocabulario nuevo y lo busques cuando termines al menos el capítulo.

Aprovecha cada ocasión para leer todo lo que caiga en tus manos

¿Sabes ese momento en el que un niño o una niña empieza a leer y todas las palabras que encuentra a su alrededor le parecen fascinantes? Pues tú puedes aprovechar para hacer algo similar, pero sin pasarte. Una vez tengas algo de hábito, puedes leer el periódico todas las mañanas mientras desayunas. De esta manera, no solo seguirás practicando, sino que también te mantendrás al día de lo que pasa en el mundo y adquirirás conocimientos y vocabulario de actualidad, lo que te permitirá mantener conversaciones interesantes con nativos en caso de que tengas ocasión.

Lee sobre temas que te resulten interesantes

No hay nada mejor que hacer lo que nos gusta. Esto es algo que se puede aplicar a cualquier parte de nuestras vidas y la lectura no iba a ser una excepción. Sin dejarte llevar por el ansia y teniendo en cuenta tu nivel, no te resultará difícil encontrar libros o novelas del género o de tu temática favoritos. Si no te gusta la historia, pero tu primera lectura es una biografía, partes con muchas posibilidades de tirar la toalla. Puede que te autoconvenzas pensando que el problema es el idioma, pero lo más probable es que lo que pasa es que el tema no te interesa lo más mínimo y te resulta muy difícil ser constante.

Lecturas recomendadas en inglés

En esta sección te recomendaremos diferentes lecturas para aprender inglés. Poco a poco, iremos actualizándola con nuevos títulos para que puedas escoger los que más se adapten a ti, a tus gustos y a tu nivel de lengua.

The Final Empire | Brandon Sanderson

Género: fantasía

Edad recomendada: +16 años

Número de páginas: 541

Nivel de inglés recomendado: B2

Calificación en Goodreads: 4,45

The Final Empire es la primera entrega de la serie de fantasía épica Mistborn del escritor estadounidense Brandon Sanderson. Si te gusta la fantasía y nunca has leído a Sanderson, prepárate para emprender un viaje de no retorno por el increíble universo Cosmere, donde tienen lugar muchos de los libros de este autor. Sus novelas son tan adictivas que irás enlazando saga con saga casi sin darte cuenta. De todos modos, aunque los libros del universo Cosmere están divididos en trilogías y sagas más o menos independientes, te recomendamos echarle un vistazo a la página oficial del escritor para ver el orden de lectura recomendado.

Una novela ideal para iniciarse en las obras de Sanderson es The Final Empire, la obra con la que comienza la primera parte de la serie de la que os hablamos hoy. 

 A thousand years ago evil came to the land and has ruled with an iron hand ever since. The sun shines fitfully under clouds of ash that float down endlessly from the constant eruption of volcanoes. A dark lord rules through the aristocratic families and ordinary folk are condemned to lives in servitude, sold as goods, labouring in the ash fields. But now a troublemaker has arrived and there is rumour of revolt. A revolt that depends on criminal that no-one can trust and a young girl who must master Allomancy – the magic that lies in all metals.

Brandon Sanderson es uno de los reyes indiscutibles del género fantástico y sus novelas tienen millones de lectores en todo el mundo. La historia que nos plantea el autor no te va a dejar indiferente y los detalles de su minucioso universo Cosmere te atraparán desde la primera página. Sanderson destaca, además, por su maestría a la hora de crear personajes y por la destreza con la que construye todos los detalles de su mundo.

Lecturas recomendadas en español

En esta sección te recomendaremos diferentes lecturas para aprender español. Poco a poco, iremos actualizándola con nuevos títulos para que puedas escoger los que más se adapten a ti, a tus gustos y a tu nivel de lengua.

Invisible | Eloy Moreno

Género: literatura juvenil

Edad recomendada: +12 años

Número de páginas: 296

Nivel de inglés recomendado: B1

Calificación en Goodreads: 4,49

Invisible es una de esas historias maravillosas que de vez en cuando todo lector tiene la fortuna de encontrarse. Es una de esas novelas que dejan huella y que te acompañan toda la vida. Es un libro tan imprescindible hoy en día que todos deberíamos leerlo.

¿Quién no ha deseado alguna vez ser invisible? ¿Quién no ha deseado alguna vez dejar de serlo? El problema es que nunca he llegado a controlar bien ese poder: a veces, cuando más ganas tenía de ser invisible, era cuando más gente me veía, y en cambio, cuando deseaba que todos me vieran, era cuando a mi cuerpo le daba por desaparecer.

La novela que nos presenta Eloy Moreno es muy especial, tanto que resulta difícil describirla. Invisible es un libro que trata un tema tan duro como el bullying desde la perspectiva de un niño de secundaria víctima del acoso de sus compañeros de clase. Como en todos los libros de Eloy, este libro sorprende por la genialidad del escritor a la hora de hablar sobre sentimientos, emociones y de hacernos reflexionar para darnos cuenta de lo que es veraderamente importante en nuestras vidas. Te recomendamos tener a mano un paquete de pañuelos.

El lenguaje inclusivo en español

El lenguaje inclusivo es un tema de actualidad con tantos defensores como detractores. Para algunas personas, se trata de la forma de acabar con prejuicios y estereotipos tan afianzados en la sociedad de los que ni siquiera nos percatamos, mientras que para otras no es más que un sinsentido que entorpece la comunicación. Y es que ya lo dice el refrán «para gustos, colores».

Independientemente de vuestra postura al respecto de este tema tan controvertido, lo cierto es que el lenguaje inclusivo es cada día más importante, principalmente en sectores como el audiovisual, el publicitario o el educativo. Es por eso que hoy os ofrecemos un breve recopilatorio de las diferentes claves para adoptar un estilo más inclusivo en vuestros textos en español.

¿Qué es el lenguaje inclusivo?

Las Naciones Unidas definen el lenguaje inclusivo en cuanto al género como «la manera de expresarse oralmente y por escrito sin discriminar a un sexo, género social o identidad de género en particular y sin perpetuar estereotipos de género». En los últimos tiempos, debido a los cambios en la sociedad y al auge del movimiento feminista y LGTBI+, ha cobrado especial relevancia en nuestras vidas. De todos modos, esto no es algo que afecta solamente al español, sino que está presente en todos los idiomas en mayor o menos medida. De hecho, en las próximas semanas os hablaremos acerca del uso del lenguaje inclusivo en cuanto a género aplicado al inglés.

Con todo, a la hora de usar el lenguaje inclusivo tenemos que tener muy en cuenta una serie de factores como:

✔️el tipo de comunicación (oral o escrita) y su finalidad

✔️el contexto comunicativo y el público al que nos referimos

✔️la naturalidad del lenguaje: uso de diferentes estrategias y apuesta por la claridad, entre otros

El género en español

El género gramatical en español se manifiesta en los sustantivos, pronombres y adjetivos de los que se compone el idioma. En su inmensa mayoría existe solamente el morfema masculino y femenino, y la forma de marcar el género de las palabras es por medio de morfermas y terminaciones (niño, niña), heterónimos o palabras con distinta raíz etimológica (mujer, hombre) y el uso de determinantes para palabras que no alteren la forma en función del género (el estudiante, la estudiante).

Hasta aquí todo claro, pero ¿qué pasa en aquellos contextos en los que tenemos que hacer alusión a grupos con miembros de distintos sexos? En estos casos, la opción más popular (y controvertida) pasa por echar mano del conocido como masculino genérico. Este recurso consiste en el uso de sustantivos masculinos para referirse a un colectivo sin distinción de sexos. Con todo, en la actualidad es una opción muy cuestionada, debido a que muchos hablantes consideran que se trata de un uso del lenguaje sexista y es, en gran medida, el detonante del debate en torno al lenguaje inclusivo. Pero ¿cuál es la postura académica al respecto?

Según la RAE, «el uso genérico del masculino se basa en su condición de término no marcado en la oposición masculino/femenino». Su postura, por lo tanto, es clara con respecto al uso de diferentes recursos estilísticos, como el desdoblamiento del que te hablaremos a continuación, que considera completamente fuera de lugar al no respetar la economía del lenguaje ni apostar por la claridad textual.

El desdoblamiento léxico

¿Os suena los controvertidos «todos y todas», «los niños y las niñas» o «los estudiantes y las estudiantes»? Pues en eso consiste básicamente el desdoblamiento léxico.  Básicamente se trata de la mención de los dos géneros en aquellos contextos en los que resulte adecuado y posible, siempre y cuando se respete también la naturalidad y la claridad del lenguaje.

El desdoblamiento léxico se puede realizar usando conjunciones o incluso otros elementos tipográficos como la barra o los paréntesis (abogado(a), abogado/a). De todos modos, es importante resaltar que no es aconsejable utilizar desdoblamientos continuamente a lo largo del texto para evitar que este se vuelva pesado o confuso, por lo que es recomendable utilizarlo junto con otros recursos.

Cabe destacar que la RAE no considera el desdoblamiento una solución natural, pero organismos como la Fudéu o las Naciones Unidas apuestan por el uso de este recurso.

Profesiones, puestos y cargos

La semana pasada os hablamos acerca de la relación estrecha existente entre lengua y realidad y mencionábamos que esto podría crear problemas de representación sobre todo en algunos sectores que no solemos asociar con mujeres. Este es principalmente el caso de determinadas profesiones que antiguamente eran desempeñadas solo por hombres, por lo que en la actualidad no contamos con sustantivos lo suficientemente afianzados en la lengua para hacer referencia a las mujeres que se han incorporado a estos sectores.

Es el caso de palabras como «jueza», «médica» o «ingeniera». Pese a que existen en nuestro idioma y están recogidas en el diccionario, son tan poco habituales en nuestro imaginario colectivo que podemos ver con más frecuencia de la que nos gustaría soluciones como «mujer científico» o el uso del masculino genérico. Si queremos hacer uso del lenguaje inclusivo en nuestros textos, es recomendable utilizar los femeninos de estas palabras para que poco a poco se vayan naturalizando en nuestra lengua.

Otra alternativa sería no visibilizar el género cuando no lo exija la situación comunicativa y recurrir, en su lugar, al uso de sustantivos colectivos (la vicepresidencia), a la mención de instituciones u organismos (la comisión, en lugar de los miembros de la comisión) o de estructuras como «el equipo» o «el cuerpo» (el cuerpo docente, en lugar de los docentes).

La equis, la @ y la e

En los últimos tiempos han surgido recursos creativos para dar alternativas al masculino genérico. Este es el caso del uso de la equis (todxs o nosotrxs), de la arroba (niñ@s) y de la -e (todes, nosotres), pero estas fórmulas, pese a resultar efectivas, son demasiado artificiales en nuestro idioma e imposibles de pronunciar como para que puedan utilizarse como recurso estilístico en un contexto oral. Por ese motivo, aunque incluso la RAE recoge el uso de la arroba como opción para evitar la marcación de género, se recomienda hacer uso de otros recursos para optar por el lenguaje inclusivo.

Con todo, estas opciones estilísticas son tan populares en pancartas y redes sociales que solo el tiempo dirá si finalmente los hablantes acaban adoptándolas y normalizándolas.

Evitar expresiones discriminatorias

Un factor muy importante para erradicar de nuestro día a día las marcas sexistas y discriminatorias de nuestro idioma es evitar expresiones que ayuden a fijar prejuicios o estereotipos en la sociedad. Esto es algo muy complicado, ya que en la mayoría de los casos son frases hechas que utilizamos de forma inconsciente, como «los hombres no lloran» o «corres como una niña». Del mismo modo, es recomendable evitar formulaciones que perpetúen estereotipos de género como «enfermeras y médicos» y optar por «el personal sanitario».

En relación con este tema, también es importante hacer mención a las formas de tratamiento. Es decir, si como opción masculina solo contamos con «Sr.», tiene sentido que para su variante femenina solo contemplemos el uso de «Sra.» y dejemos de lado la opción «Srta.».

Otras opciones

Existen otras opciones en español para poder utilizar un lenguaje más inclusivo:

  • La pasiva («el formulario se debe presentar antes del 15 de agosto», en lugar de «los interesados deben presentar el formulario antes del 15 de agosto»)
  • El infinitivo y el gerundio («esforzándonos…», en lugar de «si todos nos esforzamos…»)
  • Adjetivos sin marca de género en lugar de sustantivos («los problemas vecinales», en lugar de «los problemas de los vecinos»)
  • Omisión del agente («habrá un debate», en lugar «los miembros tendrán un debate»)

Está claro que el uso del lenguaje inclusivo es mucho más complicado de lo que podría parecernos en un principio. Con todo, en los tiempos que corren es muy necesario para no herir sensibilidades y asegurarnos de que nuestro mensaje llega a todos los receptores en la misma medida.

El uso y la normalización de las diferentes estrategias es el único modo de consolidar estos cambios en nuestra sociedad de forma que en el futuro este debate ya no sea necesario.

¿TOEFL o IELTS? ¿Qué examen se adapta mejor a mi perfil?

Hoy en día es muy habitual que uno de los requisitos para acceder a un puesto de trabajo o a un centro de estudios sea acreditar nuestro nivel de inglés. Para ello, es necesario realizar un examen oficial que indique de forma clara y objetiva nuestra destreza en las diferentes habilidades que evalúan nuestra capacidad para desenvolvernos en un idioma extranjero.

Hasta aquí todo parece sencillo, el problema viene cuando debemos escoger qué examen se adapta mejor a nuestro perfil. No se trata de una decisión que se deba tomar a la ligera, ya que depende mucho de cada situación particular. Para orientarte un poco, a lo largo de las próximas semanas te hablaremos de los certificados de inglés más populares y de sus diferencias. Hoy el el turno del TOEFL y el IELTS.

¿Qué es el TOEFL?

El TOEFL (Test of English as a Foreign Language) es uno de los exámenes más populares en Estados Unidos y Canadá, aunque tiene validez en más de 130 países. Se trata de un examen de inglés que evalúa las cuatro habilidades (reading, listening, writing y speaking) cuando se realiza de forma online (TOEFL iBT), que es la alternativa más popular en estos momentos frente a su homólogo más tradicional en papel (TOEFL Paper Based).

El examen tiene una duración aproximada de 4 horas y las actividades se dividen del siguiente modo:

  • Reading: en torno a 42 preguntas en 60 minutos
  • Listening: en torno a 34 preguntas en 60 minutos
  • Writing: escribir dos textos en 50 minutos
  • Speaking: 6 preguntas desarrolladas en 20 minutos

Este examen está pensado para estudiar o trabajar en el extranjero, aunque está especialmente dirigido a estudiantes que quieran estudiar en un país de habla inglesa, ya sea en la universidad o en una escuela donde se vaya a realizar un programa de inglés. Generalmente recurren al TOEFL los estudiantes que quieren acceder a la universidad en Estados Unidos o en Canadá. El TOEFL no se aprueba ni se suspende, simplemente se alcanza una puntuación de 0 a 120 que evalúa tu nivel de inglés, aunque los centros de estudios normalmente piden un mínimo de 80 puntos en el examen.

Este título tiene una validez de dos años e independientemente de tu resultado recibirás un diploma que acredite tu nivel.

¿Qué es el IELTS?

Por su parte, el IELTS (International English Language Testing System) es el examen de acreditación de inglés más popular en Reino Unido y Australia. Al igual que el TOEFL, la prueba evalúa todas las destrezas del idioma, pero en este caso no hay versión online. Cuenta con dos modalidades diferentes: la académica, dirigida a personas que quieran continuar sus estudios en el extranjero, y la general, más vinculada al ámbito laboral y centrada en las habilidades básicas del idioma.

El examen tiene una duración aproximada de 2 horas 45 minutos y está compuesto por 4 partes que evalúan las habilidades del estudiante en cuanto a reading, writing, listening y speaking:

  • El reading consta de 40 preguntas y tiene una duración de 60 minutos.
  • El writing se compone de dos redacciones y tiene una duración de 60 minutos.
  • El listening consta de 4 ejercicios y tiene una duración de 30 minutos.
  • El speaking consiste en una conversación de entre 10 y 15 minutos con el examinador.

Es un examen muy popular entre estudiantes que quieren acceder a la universidad británica o para aquellas personas que quieran comenzar su andadura profesional en el extranjero y necesiten acreditar  su nivel de lengua inglesa. En el examen se puede alcanzar una puntuación de entre 1 y 9 puntos que acreditan desde un nivel A1 a un C2.

El IELTS es válido durante dos años e independientemente de tu resultado recibirás un diploma que acredite tu nivel de inglés.

Comparativa: ¿qué examen se adapta mejor a mi perfil?

 

Ventajas:

  • Reconocido en más de 130 países
  • Examen online en centros autorizados
  • Más de 50 convocatorias al año
  • No se suspende

Desventajas:

  • Certificado válido solo durante 2 años
  • Solo se incluye inglés americano

Recomendado para:

  • Trabajar en el extranjero
  • Estudiar en el extranjero
  • Solicitar visados

 

Ventajas:

  • Reconocido en más de 130 países
  • Acentos de cualquier parte del mundo
  • Más de 60 convocatorias al año
  • No se suspende

Desventajas:

  • Certificado válido solo durante 2 años
  • No dispone de examen online

Recomendado para:

  • Trabajar en el extranjero
  • Estudiar en el extranjero
  • Solicitar visados

Si estás pensando en presentarte a alguno de estos exámenes, te recordamos que contamos con cursos de preparación en diversas escuelas en el extranjero y también presenciales en Ourense.

Infórmate sin compromiso en nuestra página web, en info@kilometrosymillas.com o en el teléfono 988.985.327.