Consejos para afrontar con éxito el Speaking del First

Este mes seguro que muchos de vosotros haréis por fin ese examen de inglés para el que os lleváis preparando tanto tiempo. Pese a que es más que probable que la gran mayoría aprobéis, seguro que estos días os invaden los nervios y las dudas. No os preocupéis, es algo completamente normal y por eso hemos decidido ayudaros un poco con una serie de consejos que compartiremos con vosotros estos días. Hoy es el turno del First Certificate in English (FCE), o First para los amigos, y más concretamente os hablaremos del Speaking Test, sin duda, uno de los exámenes que más dudas os genera.

Part 1 – La toma de contacto

La primera parte del examen se podría definir como una toma de contacto. Se trata de un parte introductoria de aproximadamente dos minutos de duración diseñado para calmar los nervios de los participantes por medio de preguntas simples sobre aspectos generales. Cambridge pretende de este modo que los estudiantes se liberen de los nervios iniciales y se relajen un poco para afrontar el resto del examen, en el que se exige más esfuerzo comunicativo e interacción no solamente con el examinador, sino también con la otra persona que está haciendo el examen. Los temás más habituales que suelen aparecer en este examen son:

  • Familia y amigos
  • Trabajo y educación
  • Aficiones y deportes
  • Gustos e intereses
  • Vacaciones
  • Planes de futuro

Es muy importante que no elaboréis un guion. Pese a que sepáis más o menos qué os van a preguntar, no debéis anticiparos a los acontecimientos. El objetivo del examen es demostrar que los estudiantes son capaces de mantener una conversación y de utilizar el idioma para expresar opiniones o ideas, por lo que debería ser lo más natural posible. Si memorizáis posibles respuestas, vuestra intervención no sonará muy natural y es posible incluso que os veáis en un apuro si no habíais anticipado la pregunta que finalmente os hagan. Un enfoque mucho más útil consiste en conocer vocabulario y expresiones útiles que os puedan servir de ayuda a la hora de responder las preguntas.

Otro aspecto importante que también se debe tener en cuenta es la longitud de la respuesta. Está claro que no deben ser demasiado extensas, después de todo es un examen breve, pero tampoco deben limitarse a un par de palabras. Responded de forma breve a la pregunta, pero añadid algo de información complementaria.

Part 2 – Describir no es comparar

La segunda parte del examen dura aproximadamente dos minutos y consiste principalmente en comparar dos fotografías. Repetid con nosotros: comparar. Y es que, pese a que se trata de un ejercicio relativamente sencillo, uno de los errores más comunes que comenten los participantes es limitarse a describir las imágenes. Para comparar es necesario describir, pero las descripciones deben resaltar siempre, en la medida de lo posible, las diferencias y similitudes entre las dos fotografías. En esta parte también deberéis responder preguntas simples sobre un tema relacionado con el material visual. Solamente tenéis un minuto para hablar sobre vuestras imágenes, por lo que es una buena idea intentar responder a las preguntas de forma clara, pero intentando integrarlas dentro de la comparación.

Después de que vuestro compañero compare sus fotografías, el examinador os hará una pregunta relacionada con sus imágenes. Por ese motivo, es muy importante escuchar lo que dice la otra persona para estar preparados y no perder la concentración. Para responder esta pregunta se conceden 30 segundos aproximadamente, por lo que debe ser lo más directa posible. No es buena idea entrar en demasiados detalles, ya que solamente podréis decir en torno a tres frases.

Part 3 – Habla sin miedos

La tercera parte del examen tiene una duración aproximada de 4 minutos y está dividida en dos partes. Después de unos 15 segundos de contacto con el ejercicio, disponéis de dos minutos para hablar sobre un tema en concreto. El examinador os dará un esquema con un tema de discusión y diferentes posibles opciones. Es muy importante que sigáis al pie de la letra las instrucciones y solamente contestéis la pregunta que figura en el centro del esquema hablando de las diferentes opciones. No intentéis destacar una opción sobre otra, ya que eso suele ser el objetivo de la segunda parte del examen. Es más que probable que no tengáis tiempo de hablar acerca de todas las opciones que figuran en el ejercicio, por lo que es preferible que habléis en detalle de tres y solo mencionéis los demas, en lugar de mencionar todas las alternativas por encima.

En esta parte se valora también la capacidad de interacción de los participantes, por lo que es sumamente importante que escuchéis a vuestro compañero, respondáis a sus preguntas y pidáis su opinión, tal y como haríais en una conversación real. Escuchar es casi tan importante como hablar en esta parte del examen. Además, debéis recordar que no se trata de una competición, sino que es más bien un ejercicio colaborativo. Concededle a vuestro compañero tiempo para hablar y si veis que tiene problemas para expresar su opinión sobre algo, intentad ayudarle a continuar.

La segunda parte de este examen tiene una duración de un minuto y siempre está relacionada con el ejercicio anterior. Generalmente se suele pedir que los participantes escojan la opción que consideren más adecuada de las anteriores. No es necesario llegar a un acuerdo. Siempre que las opiniones estén bien argumentadas, cada participante puede escoger una opción diferente.

Parte 4 – El sprint final

La última parte del examen tiene una duración de cuatro minutos. En ella el examinador os hará preguntas relacionadas con la actividad anterior. En este test tendréis que hablar con el examinador, pero también con vuestro compañero, por lo que escuchar sigue siendo muy importante. Esta parte pretende evaluar vuestra capacidad para expresar opiniones y argumentar vuestras ideas, aunque también deberíais comentar las respuestas de vuestro compañero y pedirle opinión.

Es muy importante que siempre argumentéis vuestras respuestas. Si no lo hacéis, el examinar os pedirá que lo hagáis, pero es siempre preferible que sea algo que hagáis vosotros mismos.


Un par de consejos más…

Tranquilidad ante todo. Después de todo el año, estáis más que preparados para superar el examen con éxito. No dejéis que los nervios os jueguen una mala pasada y mantened la calma.

  • Escuchar es tan importante como hablar.
  • Intentad evitar silencios incómodos que solo os pondrán más nerviosos. Si os percatáis de un error, no dejéis que os afecte. Si os quedáis en blanco a la hora de expresar una idea, no paséis demasiado tiempo intentando recordar esa palabra que tenéis en la punta de la lengua, es preferible que sonríais, pidáis disculpas e intentéis continuar de otro modo.
  • Las respuestas directas y bien organizadas son la clave del éxito. No entréis en demasiado detalle, después de todo, es un examen breve y debéis tener en cuenta siempre que no tenéis mucho tiempo.
  • Es buena idea no comenzar a hablar otro idioma hasta que estéis fuera del aula. Dar una buena impresión hasta el final es muy importante.
  • Y, sobre todo, tened confianza en vosotros mismos.

Más información sobre cursos de inglés en Ourense y en el extranjero en info@kilometrosymillas.com o en el teléfono 988.985.327.

Publicado en Aprendizaje de idiomas, Inglés, Noticias y etiquetado , , , , , , , , , , , .