Curso escolar en Irlanda

Irlanda es un país que nunca defrauda y no en vano es uno de los países preferidos por estudiantes de inglés de todas las edades.

Su gran belleza natural, la hospitalidad de su población y su sistema educativo, muy similar al español, convierten a este país en un destino estupendo para hacer un trimestre o un curso escolar en el extranjero. No solo podrás estudiar asignaturas muy diferentes y habituarte al acento irlandés, sino que también podrás tener tu primer contacto con el mundo laboral como parte de tu curriculum académico y practicar deportes propios de este país que seguro que te encantarán.

¿Te atreves a descubrir toda la magia de Irlanda?

Te sentirás como en casa

Seguro que al pensar en este país te vienen a la cabeza ciudades como Dublín o Cork, pero la isla Esmeralda es mucho más que eso. Sus paisajes de infarto, sus preciosos pueblos costeros y el carácter abierto de sus gentes dan forma a una carta de presentación que difícilmente se puede superar. Es un destino mágico lleno de personalidad y leyendas que te enamorarán.

Se trata de un país habituado a recibir estudiantes de todas las nacionalidades, por lo que seguro que conocerás a muchas personas en tu misma situación y no te resultará nada difícil hacer amigos. Además, los irlandeses destacan por ser muy hospitalarios, así que ¡estarán deseando conocerte!

Irlanda es un país conocido por su larga tradición académica y donde, además, te resultará muy sencillo adaptarte, no solo desde el punto de vista personal, sino también académico, ya que la estructura de su sistema educativo es muy similar al español. Sin embargo, esto no significa que necesariamente la dinámica de las clases vaya a ser la misma, ya que los institutos irlandeses son sinónimo de proyectos, tareas y trabajos de investigación en grupo. En Irlanda aprenderás a aprender y tus clases serán principalmente prácticas y dinámicas.

Además, estudiar lo que más te gusta será muy fácil, ya que podrás elegir muchas asignaturas, lo que te permitirá ampliar tus conocimientos dentro del horario escolar en disciplinas que no podrías estudiar en tu instituto habitual. Por no mencionar que también combinarás tus clases con un amplio catálogo de actividades extraescolares en las propias instalaciones del instituto. La oferta es muy variada y, aunque no es obligatorio, es muy recomendable que participes en alguna, ya que es la manera más rápida de habituarte a tu nuevo día a día y de hacer amigos.