Curso escolar en Canadá

Canadá es uno de los destinos favoritos de los estudiantes que deciden hacer un curso o trimestre escolar en el extranjero.

Y es que en Canadá podrás hacer cosas tan sorprendentes como estudiar en inglés o en francés,  convertirte en todo un profesional del béisbol o del hockey sobre hielo o simplemente relajarte después de clase junto a tus compañaeros en las impresionantes instalaciones de tu nuevo instituto.

Por todo esto y mucho más, Canadá es uno de los mejores países para hacer un programa escolar en el extranjero. ¿Te atreves a vivir la aventura de tu vida?

Un país que lo tiene todo

Probablemente dos de las primeras cosas que te vienen a la cabeza cuando piensas en Canadá son sus paisajes de infarto y los impresionantes escenarios urbanos de ciudades como Toronto o Vancouver. Con una carta de presentación como esta, no es de extrañar que este país sea uno de los favoritos de los estudiantes internacionales, y es que solo Canadá sabe combinar de una forma tan perfecta naturaleza y modernidad.

Además, su sociedad es tan tolerante y multicultural que te sentirás como en casa desde el primer día. En Canadá no solo se respeta lo diferente, sino que se protege y se promueve, ya que son muy conscientes de que uno de sus principales distintivos es la mezcla de culturas que da forma a su particular estilo de vida. Así que si uno de tus miedos es tener dificultades para adaptarte, no te preocupes, ¡te resultará muy fácil!

Canadá es conocido por la calidad de su sistema educativo. Si por algo se caracteriza la educación canadiense es por su carácter inclusivo que no permite que ningún alumno se quede atrás. Los grupos son muy reducidos, lo que hace que las clases sean mucho más dinámicas. Estas son principalmente prácticas y se basan en el aprendizaje por proyectos que te enseñarán a razonar, a trabajar en equipo y a aplicar los conceptos que vayas aprendiendo durante el curso.

Las instalaciones académicas y deportivas de los institutos canadienses son increíbles. El gobierno canadiense se toma muy en serio la calidad de su sistema educativo y, de hecho, es uno de los países del G8 que más invierte en educación.

Además, otro de los atractivos de este país es la posibilidad de estudiar un programa bilingüe en inglés y en francés en cualquier distrito, algo muy atractivo incluso para aquellos estudiantes que tengan conocimientos de los dos idiomas.